Logo CIH

AGUA Y GESTIÓN

img agua gestao1
img agua gestao2

La gestión está relacionada con la condición de conocer verdaderamente la situación que se desea modificar, establecer las prioridades, objetivos y traducirlos en metas y, así, acompañar mejor el progreso de los trabajos, evaluar los procesos, adoptar los encaminamientos necesarios y verificar los resultados obtenidos. Con ello, aumentan las posibilidades de que sean tomadas decisiones correctas y de potenciar el uso de los recursos.

Por otro lado, la gestión aplicada al territorio favorece la participación de las partes interesadas, las cuales, basadas en informaciones, pueden contribuir de hecho con sus visiones y prioridades. Al mismo tiempo, exigen y promueven la mejoría de la capacidad organizacional y de la habilidad de articulación y argumentación, favoreciendo la descentralización y potenciando las posibilidades de que se produzca el desarrollo sustentable.

En este ámbito, el CIH se refiere a la gestión territorial utilizando como unidad de planeamiento el recorte de la cuenca hidrográfica, dado que integra y considera todos los aspectos físicos, ambientales, sociales y económicos.

Los procesos de caracterización de la cuenca hidrográfica establecen parámetros para elaboración de un diagnóstico de la situación actual del territorio, permitiendo el planeamiento ambiental, por medio de propuestas de intervención y adecuación, permitiendo la mejoría de la calidad ambiental de la cuenca.

La cuestión principal que impulsa la gestión de cuencas en la actualidad es la integración de los diversos aspectos que están directamente e indirectamente relacionados con el uso de los recursos hídricos y también con su protección ambiental.

Para comprender mejor el comportamiento del ciclo hidrológico que está estrictamente relacionado con las entradas y salidas de agua, entre la superficie terrestre y la atmósfera, el CIH utiliza herramientas de modelación para simular el comportamiento hidrológico en una determinada área analizando la calidad y la cantidad de agua disponible. Asimismo, los modelos hidrológicos permiten definir escenarios que puedan ser simulados, a fin de prever algún evento hidrológico extremo y posibilitar la definición de medidas que vengan a minimizar los impactos causados por este evento.

De esta manera se pueden comprender las regiones susceptibles de desertificación o de inundación, además de verificar los niveles de contaminación del agua disponible. Muchos estudios son realizados en esta área y, el Centro Internacional de Hidroinformática junto a sus socios, ejecuta proyectos con modelos específicos a fin de estudiar el comportamiento hidrológico con la variación climática, además de tener como meta, el estudio y el desarrollo de mecanismos para la protección de los recursos hídricos, incluyendo acciones socioambientales.